Parto con la seguridad de que todas y todos alguna vez hemos leído y/o escuchado acerca del cambio climático, principalmente como un gran flagelo que amenaza el mundo y nuestra forma de vida, una especie de enemigo invisible implacable con el potencial de cambiarlo todo, sin saber nosotros concretamente como se manifiesta ni cómo enfrentarlo, pero estamos al tanto de que está presente a toda hora y todo lugar, algo así como una contingente enfermedad mortal o una expresión divina malvada como podría pensar algún creyente. Otras personas que han tomado más atención sabrán que es un tema relevante a nivel global, que los presidentes de cada País y/o sus representantes se reúnen de vez en cuando en algún lugar del mundo para tomar compromisos con el objetivo de no profundizar el problema y también que existe una niña sueca, llamada Greta Thunberg que lidera movilizaciones en todo el mundo emplazando a la política a hacerse cargo.

Algunos podremos empatizar más otros menos con la causa de Greta, o también con las marchas climáticas realizadas en Chile protagonizadas, reconozcámoslo, principalmente por estudiantes arriba de la Cota mil santiaguina. Así pues llega el momento de preguntarse ¿tendrán razón? Derechamente, ¿en que nos afecta en Maipú?

Si bien las afectaciones son múltiples, por temas de espacio abordaremos solo una que es lo suficientemente relevante por si sola como para hacernos cargo de manera urgente: El Agua.

Contexto el Agua en Maipú:

SMAPA, la sanitaria Municipal de Agua potable de Maipú, Dirección Municipal, es la encargada de abastecer del elemento hídrico a la gran mayoría de la Comuna, también a parte de Estación Central y Cerrillos. A diferencia de la empresa más grande de la región, Aguas Andinas, SMAPA extrae el agua de napas subterráneas (agua bajo tierra), a la cual puede acceder a través de perforaciones y posterior proceso mecánico de captación y potabilización para después distribuirlo en los hogares, tal como se aprecia en la imagen:

Foto publicada en https://www.smapa.cl/que-hacemos/

Una napa subterránea no tiene una reserva infinita de agua, sino que se alimenta de dos fuentes, las lluvias que se producen en Santiago (en un cerca del 70%) y del derretimiento de nieves y glaciares en la cordillera (que sería el otro 30% restante), por lo que se entiende que entre más lluvias caen y más nieve existe en la cordillera, es mejor para nosotros y nuestras napas subterráneas, pues contaran con más agua para suministrarnos.

Y es en este momento donde realizamos la principal reflexión como Maipucinos, hagamos memoria y recordemos ¿Cuánto llovía hace 20 años en Santiago y cuanto lo hace actualmente?, cada uno tendrá su experiencia, personalmente recuerdo mis tiempos de colegio (Carolina Llona), donde los días de lluvia faltaban varios compañeros y compañeras porque entre tanta agua acumulada no podían cruzar las calles, incluso a algunos se les llovían las casas, varias veces se suspendían las clases y los que lográbamos llegar veíamos en televisión como Maipucinos solidarios se subían a un carrito y ayudaban a cruzar la anegada la calle a la gente, este era nuestro clima normal y el de todos nuestros ancestros.

Al día de hoy, esas lluvias son parte del pasado, gracias al Cambio Climático impulsado por los humanos a través de un modelo de desarrollo contaminante y desigual. Por lo tanto, cabe preguntarse, ¿Cómo afecta esta situación a las napas subterráneas de Maipú? ¿Estará comprometida el agua para nuestros hogares?

Reacciones de la Autoridad

La Dirección General de Aguas (DGA) parte del MOP, es el organismo encargado de velar por la salud de los acuíferos del País, uno de ellos es el llamado “Santiago Central” el que concentra la provincia de Santiago y es de donde SMAPA extrae sus aguas (nuestras napas subterráneas son parte del acuífero). En razón a la mega sequía que nos afecta, ha declarado desde el año 2004 zona de restricción para nuevas extracciones de agua y desde el año 2020 zona de prohibición ( https://bit.ly/2OEzdMA ). De esta manera la institucionalidad de gobierno reconoce el grave daño y toma la medida más rigurosa de la débil legislación actual, con el objetivo de proteger el consumo de agua de las miles de familias de la capital, incluida Maipú.

Esta reacción no tiene sintonía con el Municipio, el cual cuenta con una sanitaria SMAPA en constante crisis como se han encargado de informar los medios comunales y la misma Superintendencia de Servicios Sanitarios, incluso canal 13 medio nacional, se animaba a puntualizar el porcentaje de agua no facturada (perdida) del municipio en un 64,8%  a lo que la sanitaria, mediante variadas excusas la fijaba en “solo” un 31% https://www.smapa.cl/3968-2/  , esto acompañado de constantes crisis en la dirección de la sanitaria, la cual además tiene poco financiamiento al ser utilizada sus ganancias para otras áreas municipales en vez del desarrollo propio.

Con este diagnóstico, les presento siete amenazas climáticas al sustento hídrico de la Comuna, cada una de ellas debería ser abordada de manera urgente por el Municipio y la Sanitaria, a la vez de ser considerada en las agendas de Senadores, Diputadas y Diputados. Nada de esto es nuevo, las autoridades lo saben, la urgencia es actuar

1.- Calcular el stock de agua en nuestras napas y realizar proyecciones de caudal con el factor del cambio climático incluido es primordial, sino sabemos con cuánta agua contamos ahora y a futuro, se hace irresponsable promover edificaciones en altura ni aceptar grandes proyectos como hoy está pasando.

2.- Las fugas de agua son una constante que nos está llevando a encabezar rankings nacionales por perdida de agua (complementa el comunicado anterior T13 https://bit.ly/2OEzdMA). SMAPA debe invertir en el recambio del material desgastado, en el mejor de los casos se pierde el 31% del agua generada, esta situación es insostenible

3.- No existe siquiera una ordenanza de protección de los acuíferos de Maipú, aun cuando es primordial su protección presente y futuro

4.- En Maipú existen especialmente en sector rinconada rural diversas extractoras de áridos sin aprobación medioambiental previa, que se ha constatado la afectación que han realizado a las napas subterráneas. Estas son fiscalizadas por la unidad de medioambiente del municipio, pero eso es insuficiente cuando no se ejercen con fuerza las iniciativas legales para cambiar esta situación.

5.- Gran parte del costo de la cuenta que pagan todos y todas las Maipucinas por consumo de agua, es debido al tratamiento de aguas que por ley se debe realizar, sin embargo este dinero no va finalmente a las arcas de SMAPA, por el contrario, terminan en Aguas Andinas. Lamentablemente SMAPA no tiene una planta de tratamiento propia, que afecta su futuro al no estar a la altura de lo que se requiere, es urgente que corrijamos esta situación.

6.- El Proyecto segunda línea del oleoducto Maipú-Pudahuel de Sonacol, en su evaluación ambiental ha reconocido que pudiera existir una fuga en el sector de los Bosquinos con potencial de afectación al abastecimiento de agua de la planta del mismo nombre, lo que trae un perjuicio, por lo menos, a las más de 3000 viviendas del sector, que verán como su agua se infecta con kerosene. (Adenda 1, revisar página 340 https://bit.ly/3etdMcj y en adenda complementaria revisar el compromiso voluntario que acredita el potencial daño, pagina 126, impacto 7 https://bit.ly/3qBNM0F )

7.- El proyecto Cerrillos Data Center del gigante tecnológico Google recientemente aprobado, se situará al costado sur del Centro Comercial Plaza Oeste, que si bien no se ubica en la comuna, se encuentra a menos de un kilómetro de la Copa Santa Adela, propiedad de SMAPA y que abastece de agua a todo el sector. Las instalaciones tecnológicas para funcionar necesitan enormes cantidades de agua, a lo menos 169 litros por segundo, permanentemente, y  tan grave es que la misma Dirección General de Aguas, se manifestó 4 veces en la evaluación ambiental disconforme con el análisis técnico a causa de que nunca pudieron establecer que no se dañaría significativamente el nivel de agua de las napas subterráneas, lo que pudiera perjudicar gravemente el funcionamiento de la Copa Santa Adela y el suministro de agua en los hogares (ultimo pronunciamiento DGA, aclaración ICSARA Complementario https://bit.ly/38taAJX)

Más allá de los problemas planteados, tenemos que asumir que el clima cambió, la sequía será persistente, los valores de vegetales y frutas seguirán subiendo y tenemos que aprender a vivir de otra manera, por lo pronto, se hace urgente el contar con un Municipio y Legisladores que se hagan cargo del problema del Agua en Maipú.

Los efectos de cambio climático no se agotan aquí, también tenemos problemas con suelos, olas de calor, emisión de CO2, entre otras, por ello la necesidad de políticas contingentes y reales de Adaptabilidad y Mitigación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *