Gran impacto provoca en la ciudadanía la posibilidad de instalación de una minera extractora de “tierras raras” en la ciudad de Penco, Región del Biobío.

El rechazo a su instalación ha movilizado a agrupaciones medioambientales, autoridades, campañas políticas y opinión general, las que se basan sus argumentos principalmente en la posibilidad de generar un desarrollo distinto para Penco, que estimule el turismo y los servicios y no el extractivismo, lo que ven con temor, pues la minera se vislumbra como un proyecto de posible impacto en el diario vivir de la comuna y que llevaría a Penco a un futuro diferente del que quieren sus habitantes.

El Alcalde de Penco, alertado por la situación, ha tomado cartas en el asunto y busca llevar adelante una consulta ciudadana, organizada por el municipio, la cual tiene por objetivo que los habitantes de la comuna puedan dar su opinión acerca de si aprueban o no la instalación del proyecto y, con el resultado en mano, el municipio poder actuar con mayor diligencia y firmeza dentro de la institucionalidad, sin embargo, la estrategia tiene una debilidad, las consultas ciudadanas no son vinculantes.

El Diputado de la comuna y del distrito veinte, Félix González ha propuesto en sus redes y medios de comunicación regionales, la realización de un plebiscito comunal, figura prevista en la legalidad vigente, en vez de la consulta ciudadana propuesta por el Alcalde, la razón principal es que el plebiscito si es vinculante. En primera instancia, y según lo publicado por medios de comunicación, el Municipio habría rechazado la propuesta del diputado, por considerarla fuera de las atribuciones del organismo.

La estrategia consistiría en que el municipio junto a su concejo municipal decidieran previamente un cambio de uso de suelo en los terrenos donde se pretende instalar la minera, donde se defina un uso incompatible con la actividad, lo que llevaría a un cambio en el plano regulador y que autorizaría al municipio a realizar una declaratoria de utilidad publica para los terrenos, paso con el cual, se cumplen los requerimientos para el plebiscito comunal planteado, que busca que los vecinos y vecinas puedan votar la expropiación del sitio , figura que se concibe y seria legal bajo esta modalidad. Por lo tanto, en caso de que los habitantes de Penco votaran por la aprobación de la expropiación, el proyecto sería inviable, pues inutilizaría el terreno para ejercer el proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *