En su reporte hídrico informado el mes de febrero del año en curso, la Sanitaria hídrica de Valparaíso, ESVAL, luego de estudios reconoce una situación trágica, la principal fuente de agua del gran Valparaíso, el embalse peñuelas, se encuentra prácticamente seco.

En Valparaíso existe un déficit de agua caída del 75% y de casi el 100% de agua acumulada, lo que ha afectado y comprometido la suficiencia hídrica de la población, pues la sanitaria depende directamente de lluvias y nieve para abastecer a la comunidad.

El llamado del gerente regional de Esval Alejandro Salas, es al consumo responsable “Todas las proyecciones indican que el próximo invierno debería mantenerse la tendencia de los últimos años, con escasas precipitaciones. Por ello, necesitamos cuidar el agua y utilizarla en forma responsable y moderada, sobre todo en este periodo estival, ya que no nos sobra una sola gota”.

Los estudios previamente realizados por la sanitaria obligaron a realizar una inversión previa para asegurar el abastecimiento, según comenta Alejandro Salas “gracias al esfuerzo de nuestro equipo, además de las autoridades, regantes y agricultores, en obras de seguridad hídrica como la conducción reversible Los Aromos-Concón, en la que invertimos más de $28.000 millones, podemos respaldar el consumo humano para toda nuestra zona por la presente temporada. Seguimos trabajando en proyectos para robustecer nuestras fuentes y sistemas productivos, no obstante, el escenario sigue siendo muy delicado y necesitamos de la colaboración de todos para enfrentar esta crítica sequía”.

El Gobernador de Valparaíso, Rodrigo Mundaca en declaraciones otorgadas al canal LA RED indica que se calculan más de 400 mil personas que dependen de Camiones aljibes para su consumo de agua, y que sus proyecciones de resolución de la problemática son negativas, en razón a que la mega sequía que azota a la región hace más de 10 años, pretende mantenerse. De la misma manera, argumenta que para proteger el abastecimiento hídrico de las personas se necesitan decisiones a corto y mediano plazo, siendo un punto importante los cambios constitucionales para priorizar el agua como bien común con su acceso como derecho humano y legislar la no proliferación de especies exóticas en terrenos no aptos.

Es hora de que las distintas sanitarias del país, todas, consideren los efectos del cambio climático para sus proyecciones, de lo contrario son las personas quienes sufrirán las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *