El miedo al inicio de una guerra nuclear paraliza al mundo, día a día la guerra Ruso-Ucraniana avanza y todos los días la ciudadanía, periodistas y analistas se preguntan, ¿se atreverá el presidente Vladimir Putin a lanzar una bomba nuclear?

La respuesta a esa pregunta es incierta, pero el solo dudar acerca de la eventual posibilidad que así fuera, puede repletar noticieros debatiendo ello, sin dudas es un tema que da para mucho, pero no es el único riesgo nuclear presente.

En el territorio Ucraniano, cuando era parte de la URSS, contaba con más de 3.000 armas nucleares las cuales, como requisito para lograr su independencia, tuvo que devolver a Rusia a partir del memorándum de Budapest (1990), entrega que se hizo efectiva el año 1996. Finalmente nace un nuevo País (Ucrania) pero sin las ojivas nucleares de antaño.

Pero eso no fue impedimento para seguir en el camino nuclear, esta vez para “fines pacíficos”, actualmente Ucrania cuenta con 15 reactores nucleares, divididos en 4 centrales Jmelnitski, Rivne, Ucrania Sur y Zaporiyia, entre las cuales generan más del 50% de la matriz energética de Ucrania, es decir, la dependencia es tal, que ni siquiera para efectos de la guerra pueden detener su uso, a riesgo de dejar a “oscuras” todo el País.

Debilidad que el Presidente Putin conoce bien, hace exactos 7 días el ejército Ruso tomó control de la ex central nuclear Chernóbil, que se encuentra en el límite con Bielorrusia y mientras se escribe esta columna, fue el turno de Zaporiyia, la central nuclear más grande de Europa, que se encuentra bajo ataque y quemándose, aunque sin riesgo para los reactores por ahora. No sabemos cuándo el ejército Ruso irá por las otras tres centrales, aunque en una certeza que si lo hará, por la ventaja estratégica y simbólica que le otorga.

En Chile aun hay quienes no han aprendido de Chernóbil o el accidente de Fukushima en Japón, unos pocos consideran que la seguridad de las centrales no estaría en peligro, aun conociendo el riesgo de ser un país sísmico, pero lo que la guerra Ruso-Ucraniana nos ha demostrado es que el desarrollo nuclear, aunque sea pacifico, es una debilidad estratégica importantísima, dándonos una razón más, para desecharla completamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *