Un plano regulador, su creación y modificaciones, es uno de los tramites más engorrosos de la administración pública, su importancia no es menor, pues determina principalmente las finalidades del uso de los suelos de un territorio. De esta forma el plano regulador debe contener calles, pasajes, deslindes, alturas máximas de construcción, regulación de sectores protegidos, industrias, comerciales y residenciales, todo esto de forma armónica con el plan de desarrollo regional e idealmente tramitado de forma participativa con la ciudadanía. Claramente no es fácil y los errores en su confección son parte del día a día.

La onceava modificación del plan regulador del Concepción metropolitano no estuvo alejado a las dificultades descritas, necesitando cientos de reuniones, distintas autoridades, estamentos, gobiernos e inclusive millones de inversión para recién tener un documento para aprobación después de ocho años de trabajo. Un alivio para las autoridades que anunciaron su ingreso a Contraloría con bombos y platillos aun cuando existían voces de funcionarios del gobierno regional que advertían que no superaría la instancia por los problemas técnicos del proyecto.

Finalmente, Contraloría decide no hacer uso de razón del proyecto y realizar 48 observaciones a corregir, de aquellas 13 de mayor relevancia, en las cuales la voz del medioambiente tuvo el rol protagónico, pues el documento incluía ilegalidades como la posibilidad de construir en el Santuario de la Naturaleza de Hualpén y no dar la protección debida a los humedales urbanos de Coronel y Hualqui. Igualmente se cuestionó el tratamiento de riesgos al no revisar debidamente las áreas inundables de Penco, Tomé y San Pedro de la Paz, lo que sabemos que cada día será más relevante y complejo a causa de los embates del Cambio Climático.

Desde el gobierno regional consejeros electos concuerdan en que se deben abrir espacios de participación ciudadana, se ha hablado inclusive de generar mecanismos vinculantes, abriendo nuevos espacios para el debate, esperemos que así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *