La sanitaria municipal de agua potable de Maipú (SMAPA) es la única del país de origen municipal, ideada el año 1950 bajo el liderazgo del histórico alcalde José Luis Infante, un tremendo acierto que ha llevado a la comuna a gestionar con independencia su propia agua y obteniendo recursos frescos que se invertía primordialmente en educación y en lo que el municipio dispusiera.

Lamentablemente sucesivas malas gestiones alcaldicias (en lo que se refiere a SMAPA) tiene a la sanitaria endeudada, sin profesionales idóneos, sin recursos, con un evidente desorden administrativo que se traduce en verdaderos ríos de agua corriendo por las calles de la comuna, sin barrio que se encuentre exento del problema, la perdida se encuentra fuera de control.

Fuera de control no es un termino rimbombante, es justo lo que es, miles de denuncias de filtraciones de agua, la televisión que puede armar una hora de matinal con abundantes imágenes, y lo que es más preocupante, una alcaldía que no presenta soluciones, ni a corto, ni a mediano ni a largo plazo, sino que, por el contrario, acusa falta de recursos, y al periodo anterior, de no poder solucionar el problema.

Para salir de la crisis, lo primero es que el Alcalde Tomás Vodanovic, líder de la sanitaria, junto a su equipo cambien de actitud, ya han destinado casi por completo su primer año a culpar la falta de recursos y el déficit que les dejo el periodo anterior para poder actuar, las personas votaron por un liderazgo que avance y gestione, aún en la adversidad, y no uno que elija llorar sobre la leche derramada.

Porque los maipucinos y especialmente las maipucinas deben enfrentar con tenacidad largas jornadas laborales, bajos sueldos, colas en consultorios, eternas esperas en el hospital, todos temas que se agravan bajo la peor pandemia del ultimo siglo y peor crisis económica de los últimos 40 años, todas urgencias que necesitan de un liderazgo fuerte en el municipio, que no se queje desde la comodidad de una situación infinitamente privilegiada frente al resto de los vecinos, la gente necesita un liderazgo fuerte, serio, con capacidad de proyectar a largo plazo, características que confío Tomás Vodanovic tiene y debe hacer uso de ellas.

Se habla mucho acerca de las carencias con que se recibió la gestión para enfrentar este problema pero poco se dice sobre las ventajas que el Alcalde tiene sobre sus predecesores y que es necesario darlas a conocer, primero tiene un concejo municipal absolutamente controlado y que aprueba casi sin discusión todo lo que propone la gestión, un factor con que no contaba la anterior alcaldesa, segundo no podemos olvidar que pertenece al pacto de gobierno, uno que ha priorizado la recuperación del agua como objetivo país públicamente, eso le abre varias alternativas, como obtención de fondos, patrocinios de proyectos de ley que pudieran apoyar la gestión de sanitarias municipales y rurales, una mejor relación y posibilidad para la ejecución del plan de desarrollo, planes conjuntos para revisar la reutilización de aguas y el tratamiento de ellas, entre otras. La tercera es que además de ser parte de la coalición de gobierno, tiene cercanos en puestos de gran relevancia, como el SUBDERE Miguel Crispi, ex diputado, parte del mismo partido que el Alcalde y de la misma tendencia interna (la llamada “pantalones largos”), la nueva directora de presupuestos de la nación Javiera Martinez, ex asesora suya dentro del municipio de Maipú, Giorgio Jackson, vocero de gobierno y con quien comparte partido (RD) entre otros, es decir, no hay Alcalde que haya tenido mejores condiciones materiales objetivas para dar vuelta la caída libre de SMAPA, si logra sortear el desafío mayor, empatizar y conseguir el apoyo de sus pares y amigos en el nuevo gobierno para priorizar el salvar la sanitaria.

Una aliada potencial en el congreso, vecina de la comuna, es la nueva Diputada ambientalista Viviana Delgado, dirigenta social y que conoce perfectamente la problemática de las filtraciones, muchas veces gestionando su reparación. El tiempo dirá si ambos logran o no, el encauzar SMAPA bajo sus propias atribuciones, el potencial de una relación virtuosa por la sanitaria existe.

Se acabó el tiempo de los lamentos, la ciudadanía afectada se encuentra desesperada bajo un escenario que parece descontrolado, pero que si el Alcalde aprovecha las ventajas estratégicas que se le presentan, puede hacer historia, que no sea opción, sino una obligación, entregar la alcaldía a la derecha en las próximas elecciones no es alternativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *