Uno de los grandes anhelos de la cuprifera chilena CODELCO es internacionalizar su producción de cobre, pues la dependencia de la volátil legislación chilena sumada a la debilidad ambiental de escasez de agua, hace que sus operaciones en Chile de encarezcan y complejicen, mermando utilidades y estimulando el pensar en invertir fuera de nuestro País.

El País elegido fue Ecuador, quien cuenta con una producción cuprífera incipiente, menores costos de la mano de obra y mayor cantidad de agua disponible, condiciones que promueven una visión optimista para instalarse y operar, esta vez, para la extracción de Cobre y Molibdeno en la concesión minera de «Llurimagua», ubicada a 80 kilómetros de la capital Quito.

Sin embargo, las 5000 hectáreas de Llurimagua, no son desérticas como conocemos la minería del cobre en Chile, sino que por el contrario, la concesión se ubica en bosques primarios y secundarios, donde viven cientos de especies en peligros de extinción y/o vulnerabilidad, especialmente dos que han traído grandes dolores de cabeza a CODELCO, las ranas nodriza confusa (Ectopoglossus confusus) y arlequín hocicuda (Atelopus longirostris), especies endémicas que corren el riesgo de desaparecer si el proyecto se ejecuta, más aún, las instalaciones se ubican en la zona de amortiguación del Parque Nacional Cotacachi Cayapas.

Los antecedentes llevaron a una gran resistencia de la ciudadanía contra el proyecto de CODELCO y ENAMI (empresa estatal ecuatoriana) lo que ha impedido a Ecuador cumplir sus compromisos con Chile de ejecución, pues en su disputa con los movimientos en resistencia, perdieron un juicio debido a las graves falencias en la tramitación del proyecto. Dicha situación, lejos de conmover a la cuprifera chilena, motivo un juicio contra Ecuador bajo un arbitraje internacional (CIADI) debido al no cumplimiento aún de los avances pactados del proyecto.

Esta semana CODELCO comunicó a Ecuador su intención de suspender el juicio en CIADI , para así volver a dar una oportunidad al dialogo, lo que dará la opción a Ecuador de retomar trabajos y plazos propuestos, decisión que poco tiene que ver con las demandas de las comunidades y mucho que atender a las preocupaciones de los inversionistas.

Gentileza: OLCA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.