Cuando en Maipú se habla de sector industrial inmediatamente se recuerda camino Melipilla, donde se instalan conocidas empresas como ENAP, Gasco, Abastible, Fruna o Caffarenna que ya son parte de la historia y cultura de Maipú.

Con el paso del tiempo, dirigentes de la sociedad civil dieron cuenta de los grandes riesgos que trae a la ciudadanía el sector industrial, especialmente por el riesgo de explosión del área BLEVE a raíz principalmente de los contenedores de combustible de ENAP, estudios recientes indican que, en caso de un accidente mayor, el fuego llegaría hasta prácticamente la plaza de Maipú, arrasando con todas las construcciones a su paso y los miles de vecinos que allí viven. Junto a lo anterior, también se han hecho públicos accidentes químicos, como de Clariant, que han puesto en alerta a la ciudadanía, sin lugar a duda el convivir con un sector industrial es un factor de cuidado.

Como la lógica indica, algunas autoridades políticas y ciudadanas han planteado la posibilidad de intentar terminar con el sector industrial a causa de los grandes riesgos hacia la población, sin embargo, la legalidad hace de aquella idea algo prácticamente imposible de lograr.

Pero seamos claros, una cosa es que no se pueda cerrar el sector industrial y otra muy distinta es permitir que se generen más sectores industriales, y para impedir esto último, las autoridades se encuentran a tiempo, pero para ello se necesita además de voluntad política, valentía, una alta probidad para no aceptar “estímulos” de algunas empresas y especialmente importante, los ojos muy abiertos para constatar los cambios en el territorio.

Es así como en el límite de Maipú con Pudahuel, entre la avenida la Farfana y la autopista Vespucio tomando como referencia el parque del Sendero, se ha ido transformando, poco a poco, desde un sector rural hasta uno de vocación industrial, algo que comenzó lentamente pero avanzando sin pausa por los últimos 15 años, es así como a través de la plataforma de Google Earth podemos revisar los cambios en el periodo de tiempo señalado en el territorio:

En la primera imagen, año 2007, podemos contemplar un amplio sector rural que comparte espacio con la planta de tratamiento de aguas servidas “La Farfana” y el “Parque del Sendero”, notando a lo lejos algunas construcciones de bodega ya en la comuna de Pudahuel. Luego, ya en el año 2013, segunda imagen, el mapa no es tan verde, debido a que las bodegas que se veían lejanas ya se encuentran en el sector, construyéndose sobre espacios rurales. Finalmente, en la tercera imagen, año 2022, las ampliaciones de bodegas se siguen sumando a costa del territorio rural en la parte superior y también en la parte inmediatamente inferior izquierda al parque del Sendero, donde se ve una especie de terminal de vehículos, nuevamente a costa de ex terrenos rurales.

Las imágenes denotan un avance silencioso pero sin tregua de empresas que se posicionan en el sector, dejando atrás la vocación rural por una visión de industria, las cuales son generalmente poco amables con su entorno.
 
La situación hoy

Actualmente el posicionamiento industrial en el sector sigue en movimiento, hoy en el Servicio de Evaluación Ambiental se encuentra en calificación el proyecto “Centro Logístico Laguna Sur” perteneciente a bodegas San Francisco que buscan consolidar regularizando sus instalaciones en el sector, no deja de llamar la atención el poco interés que demuestran los diferentes representantes políticos de la Comuna, pues hace no mucho tiempo (2 años) una de las empresas que utilizan las dependencias protagonizó un accidente con víctimas fatales (ver referencia Biobío: Inician investigación sumaria por explosión e incendio que dejó cuatro fallecidos en Pudahuel (biobiochile.cl) ) .

Otro proyecto emplazado en la Farfana actualmente en calificación ambiental se individualiza en el SEA como: “Planta de Tratamiento de Aguas Servidas Santa María” que viene a recargar el sector de proyectos molestos, además con una ejecución poco comprensible considerando que son vecinas de una planta de agua servidas de mayor envergadura como la Farfana, que puede abastecer perfectamente al público objetivo.

Aunque sin lugar a dudas, lo más complejo hoy es que las autoridades no demuestran conocimiento o interés en la protección de la Farfana rural frente a este avance del nuevo polo industrial, por lo que, de no pasar nada nuevo, es asunto solo de algunos años para que la consolidación de la industria en el sector sea un hecho ya irreversible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *