La semana pasada el congreso norteamericano rechazó una iniciativa presidencial que destinaba miles de millones de dólares para inversiones verdes relacionadas con el cumplimiento de compromisos en la lucha contra la crisis climática, siendo rechazada además de los republicanos, por el senador demócrata Joe Manchin, sumando otra desavenencia con las políticas del Presidente de Estados Unidos Joe Biden.

Ante el complejo escenario, Joe Biden anunció, utilizando sólo sus atribuciones presidenciales, nuevas medidas verdes, utilizando repetidamente una frase que se interpreta como un abierto desafío al congreso norteamericano «Ya que el Congreso no está actuando como debería, yo lo haré. Yo lo haré…», destacando a la vez la importancia de lucha contra la crisis climática «Como presidente, tengo la responsabilidad de actuar con urgencia cuando nuestra nación se enfrenta a un peligro claro. Y este lo es».

Para financiar las medidas, se ha anunciado una inversion estatal que asciende a los 2.300 millones de dólares, que serán destinadas principalmente a la mitigación de las olas de calor que afectan actualmente al hemisferio norte, la habilitación de espacios para la puesta en marcha de parques eólicos marinos en el golfo de Mexico, y a enfrentar los principales riesgos de desastres del País, huracanes e inundaciones.

No podemos olvidar que Estados Unidos junto a China lideran las emisiones de gases con efecto invernadero a nivel mundial, por lo que su compromiso es vital para poder enfrentar con relativo éxito el desafío del cambio climático.

Las medidas presentadas siguen siendo insuficientes, y el debate lejano a las fuertes políticas que necesitamos tanto en mitigación como en adaptabilidad a la crisis, que superan por mucho los limites territoriales de Estados Unidos y Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *