Hoy se ha consolidado una gran semana para la isla de Chiloé y la protección del medioambiente, robusteciendo la legislación y protegiendo al más alto nivel (Santuarios de la Naturaleza) los humedales de Curaco de Vélez, Quinchao y Putemún, que suman en conjunto 311,5 hectáreas y también a los lagos Huillinco y Cucao con una extension de 3030,6 hectáreas.

El humedal costero Curaco de Velez cuenta con 59,7 hectáreas donde habitan diversas especies dentro de las cuales destacan el cisne de cuello negro y dentro de las aves migratorias el zarapito de pico recto. Además, se desarrollan actividades como la recolección y cultivo de algas e invertebrados marinos, parte fundamental de la economía local

El humedal costero Quinchao, con 102,8 hectáreas, es el hogar de distintas aves silvestres, residentes y migratorias, entre ellas se encuentran el flamenco chileno, el zarapito de pico recto, el pato jergón chico, pato real, cisne de cuello negro, pilpilén, gaviota dominicana y gaviota cahuil

La importante productividad biológica de este humedal costero le ha valido el reconocimiento internacional como lugar de importancia para la conservación de las aves, como sitio IBA’s (Important Birds Areas) y RHRAP (Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras).

El humedal costero de Quinchao también es un sitio importante para el desarrollo de actividades humanas, como la recolección de algas y mariscos para consumo familiar.

El humedal de Putemún, de 149 hectáreas cuenta con más de 100 especies de aves, residentes como el pato jergón grande, jergón Chicoy el pato real. Por el lado de las aves migratorias se encuentran presentes los zarapitos, chorlos, playeros blancos y de Baird. Además se reciben cerca de 500 flamencos cada temporada.

Por otra parte, en los lagos Huillinco y Cucao se pueden encontrar diferentes mamíferos como los huillines, coipos, pudúes, monitos del norte y quiques, zorros de Chiloé.

En cuanto a flora la lista incluye alerces, mañío de hojas punzantes, coihue de Chiloé, tepú, avellano y coigüe.

Las aves suman más de 80 especies , algunas subespecies endémicas de Chiloé: la diuca, el diucón, el concón y el rayadito.

“Este humedal costero alberga una gran diversidad de ambientes que permiten la presencia de un gran número de especies. Esto es de especial relevancia en momentos que el planeta entero enfrenta una grave crisis de biodiversidad”, indicó la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *