EL LITIO, ¿LA SOLUCIÓN VERDE?

Desde la década de los 80 en Chile comienza la extracción del litio para la producción de fármacos, lubricantes, cerámicas, aluminios y otros., sin embargo hoy en día a causa de la crisis climática, nace la necesidad de crear principalmente baterías para autos, celulares y computadores. Proceso que llevó a Chile a transformarse en el año 1997 en el principal productor del litio en el mundo, sobrepasando inclusive a Estados Unidos.

Pero la pregunta que nos debemos hacer tiene que ver con relación a si el litio es la solución a un mundo mas sustentable y verde. La extracción del litio principalmente se realiza desde los salares y en especial del salar de Atacama, lo que hace contradecir el discurso verde principalmente referida a la creación de baterías para los automóviles. El costo de poder producir un bien menos contaminante como un auto eléctrico viene de la mano a la destrucción de un ecosistema tan sensible como es el de los salares. Es bueno recordar que para poder extraer este mineral se necesitan cerca de 2 millones de litros de agua la cual se evapora y no puede ser reutilizada. Entonces, ¿ que estamos creando cuando hablamos de “automóviles amigables con el ambiente” si por otro lado destruimos el ecosistema de aves, microrganismos y de las comunidades que viven alrededor de estos ecosistemas ?.

Las comunidades cercanas a el salar de Atacama están en alerta con esta situación ya que no quieren heredar los costos ambientales que produce esta extracción, es por ello que quieren ser parte de esta discusión y que no solo sea un ganar de las empresas privadas por sobre el bienestar de la comunidad y el medioambiente. En Chile todavía no se puede hablar de una triple sustentabilidad, los tres elementos se encuentran muy alejados uno de los otros, lo que hace que el crecimiento sustentable se vea lejos en el horizonte. Hasta hoy el gobierno del presidente Gabriel Boric no ha dado su postura definitiva de esta problemática que se enfrenta, solo se ha escuchado como secreto a voces que se espera volver al sistema utilizado en la década de los 80 donde el Estado junto con los privados intervendría en el mercado para poder participar en el negocio del litio. Pero lamentablemente no se habla de la sustentabilidad de los ecosistemas, bienestar de las comunidades y que las demás fuentes productivas como el turismo no tengan que desaparecer producto de la extracción del litio en los salares.

Esperamos aun que el autodenominado “gobierno ecologista” tome una pronta decisión de como se enfrentara el problema que genera que el primer mundo fabrique automóviles verdes, mientras que en nuestro país se siguen destruyendo los ecosistemas.

 

Pablo Andrés Madrid Las Heras

Administrador Público

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *